El caso Gregori: desinteligencia y desenlace

El gobierno de José Mujica anunció la «renuncia» del coordinador de los servicios de Inteligencia al considerar su gestión como «no exitosa». Y unas horas después informó sobre su restitución provisoria al por un plazo de 30 días. En un contexto de nuevos procesamientos por delitos de lesa humanidad y amenazas contra la democracia de supuestos grupos de ultraderecha, el Estado muestra una alarmante sensación de debilidad.

Presidencia de la República emitió un comunicado el jueves último en el que informaba que la permanencia del coordinador de los servicios de Inteligencia del estado, Augusto Gregori, quedará en manos del Parlamento, el que elevará un informe al Poder Ejecutivo luego de reunirse con el funcionario en un plazo no mayor a  30 días.

 

El plazo para que el informe del Parlamento llegue al presidente José Mujica no fue establecido en el comunicado oficial que los lectores pueden leer en http://www.presidencia.gub.uy/sci/noticias/2011/03/2011033114.htm

 

La decisión aplazó la renuncia de Gregori difundida hoy en tapa por el semanario Búsqueda, luego confirmada por el secretario de presidencia, Alberto Breccia, quien reconoció en público que la gestión de Gregori «no fue exitosa».

 

La movida llegó unos días después que el propio Semanario Búsqueda divulgara la existencia de un autoproclamado Ejército de Liberación cuya proclama fue entregada a Mujica en circunstancias aun no aclaradas.

 

Basado en fuentes propias, el semanario señaló que podría tratarse de un movimiento de oficiales jóvenes. Con el correr de los días, ni el ministro de Defensa Luis Rosadilla, ni el ministro del Interior Eduardo Bonomi ni el presidente Mujica lograron aclarar a la opinióin pública la forma en que llegó la proclama a manos del gobierno, ni la procedencia de la misma.

 

Gregori fue nombrado coordinador de los servicios de Inteligencia en marzo de 2010, apenas asumió Mujica la presidencia. El objetivo del nombramiento era tener una línea de acción conjunta en todos los servicios del Estado.

 

El cargo es de «particular confianza» y fue creado por la ley de Presupuesto del 2005. La norma establece que su cargo  depende directamente del presidente.

 

Su misión es «coordinar  la Dirección Nacional de Información del Estado (Dinacie) -que depende del Ministerio de Defensa y se encarga de la inteligencia estratégica a nivel nacional- y la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII)-a cargo del Ministerio del Interior, servicio policial especializado que obtiene, analiza y procesa información para prevenir y reprimir hechos que atenten contra la seguridad pública».

 

También están sujetos a la coordinación los departamentos de inteligencia de los estados mayores de las Fuerzas Armadas, la Dirección General de Asuntos Políticos de la Cancillería, la Unidad de Información y Análisis Financiero del Banco Central, la Dirección Nacional de Aduanas y «cualquier otra dependencia dentro de la estructura del Estado que realice tareas de inteligencia».

 

Gregori nació en Salto en 1944. Fue integrante del aparato armado del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros. En calidad de tal fue apresado en 1969 y estuvo encarcelado hasta 1985.

 

Se sabe poco y nada de él, pero en la cárcel se especializó en modelismo naval. Los años de encierro lo llevaron a incursionar con gran habilidad para esta disciplina que  -según la página web que aparece más abajo- le ha permitido trascender el medio uruguayo obteniendo el reconocimiento en varios países del mundo.

 

http://www.modelismonaval.com.uy/00_augustogregori_espanol/curriculum.htm

Una respuesta a “El caso Gregori: desinteligencia y desenlace

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s